Descripción

Las fiestas de La Mercè, patrona de Barcelona, se celebran cada año alrededor del 24 de setiembre en las plazas y calles de toda la ciudad.

Es una fiesta breve pero intensa, repleta de actividades de cultura popular muy diversas y para todas las edades. Entre otros actos, destacan la mañana de fiesta mayor, la cabalgata de La Mercè, el correfoc (“correfuegos”), el paseo de gigantes y enanos, las festividades castelleres (los famosos e impresionantes “castillos humanos”), danzas etc.

Tienen una fuerte presencia los pasacalles de todo tipo, unos de los actos tradicionales más antiguos de la ciudad.

Motivo

La fiesta rinde homenaje a la patrona de Barcelona, a quien se atribuyen milagros vinculados a la ciudad. Se explica que el 24 de setiembre de 1218 la Mare de Déu de la Mercè se apareció simultáneamente al rey Jaime I, a san Pedro Nolasco y a san Raimundo de Penyafort y les encomendó que instituyeran una orden religiosa para rescatar a los cristianos rehenes en tierras sarracenas. También siglos más tarde, en 1687, Barcelona fue atacada por una plaga terrible de langosta y el pueblo invocó la protección a la Mare de Déu de la Mercè. Cuando pasó la plaga, la proclamaron patrona de la diócesis, aunque no lo fue de manera oficial hasta 1868, con el papa Pío IX.

Orígenes

En 1868 Barcelona empieza a celebrar fiestas religiosas y populares en honor de la Mare de Déu de la Mercè, en torno al 24 de setiembre. Con todo, esta celebración vive momentos de plenitud y de decadencia en el último tercio del siglo XIX.

En los últimos 30 años, la Mercè se ha convertido en una fiesta popular llena de colorido, música y múltiples actividades para grandes y pequeños.